Franco Lolli, un invitado de lujo